El petróleo se aparta de máximos de cuatro años

Los precios del petróleo se han apartado de máximos de cuatro años este jueves, tras conocerse el día anterior el mayor aumento de las reservas de crudo de Estados Unidos desde marzo de 2017 y tras saberse también que Rusia y Arabia Saudí han alcanzado un acuerdo privado en septiembre para aumentar la producción de petróleo.

Los futuros del petróleo Brent de Londres se han dejado un 0,44% hasta 85,90 dólares por barril, apartándose de los máximos registrados el miércoles en 86,74 dólares, su cota más alta desde noviembre de 2014.

Los precios del crudo estadounidense se han dejado un 0,82% hasta 75,78 dólares a las 16:24 horas (CET), apartándose aún más de los máximos de cuatro años registrados el miércoles en 76,89.

Los precios se han visto sometidos a una gran presión después de que la Administración de Información Energética anunciara que las reservas de petróleo aumentaron en casi 8 millones de barriles la semana pasada.

Por otra parte, Reuters ha informado de que Rusia y Arabia Saudí acordaron en privado en septiembre aumentar la producción de petróleo al acercarse los precios del petróleo a 80 dólares por barril, antes de consultar con la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

Este movimiento tiene lugar después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, atacara a la OPEP por subir los precios del petróleo, solicitando al cártel que impulsara la producción para enfriar el mercado.

Los precios del petróleo han ido subiendo, registrando máximos de cuatro años esta semana ante las expectativas de ajustes en el mercado el mes que viene pues Estados Unidos se dispone a reimponer las sanciones contra Irán a partir del 4 de noviembre, perjudicando a las exportaciones de la nación.

Irán es el cuarto productor de petróleo del mundo y el tercer exportador de la OPEP.

La inminente disminución del suministro de Irán ha provocado un repunte de los precios del petróleo, y la Organización de Países Exportadores de Petróleo y algunos países no miembros de la OPEP, incluyendo Rusia, tienen poca capacidad excedente para impulsar la producción y compensar la caída del suministro a escala mundial.

Fuente: Investing